Entrevista a María Mera, actriz y jurado de Amal: "Lo que tienen en común todas estas historias es un mensaje de esperanza"

Ler en galego

María Mera (Boqueixón, 1986) ha hecho ya muchas cosas a pesar de su juventud. Pero esta chica -actriz; reportera y presentadora; licenciada en Turismo y estudiante de Periodismo-, que da vida a la Vanesa de Matalobos, le quedaba por hacer una en la que acaba de estrenarse estos días gracias al Festival Internacional de Cine Euroárabe Amal: formar parte de su juradoCuenta que fue una experiencia enriquecedora que cambió su percepción del mundo árabe y en la que estuvo acompañada por el filólogo, guionista e impulsor del Festival de CansAlfonso Pato; el codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria, Jesús Núñez Villaverde; el cineasta egipcio Khaled El Hagar; periodista Tahar Houchi y la intérprete francesa de origen marroquí Sanâa Alaoui, encargada de presidirlo. Como resultado, un palmarés que se dará a conocer esta noche (Teatro Principal de Santiago de Compostela, 20.00 horas) en una ceremonia de clausura que contará con la actuación musical de Marcos Teira.


La actriz gallega María Mera -natural de Boqueixón, aunque creció en
Vedra-, aceptó formar parte del jurado de la décima edición de Amal,
 lo que considera "una gran responsabilidad". Imagen: mariamera.com

¿Cómo surge su participación como jurado en el Festival Amal?
-En la edición pasada ya me habían dado la oportunidad de conducir la gala de clausura, de ahí que en esta ocasión se me propusiera ser una de las integrantes del jurado en calidad de actriz gallega. Yo ya había estado otros años y conocía el festival, pero desde la perspectiva de una espectadora más. Ahora fue cuando realmente pude empaparme de Amal y participar de su funcionamiento y desarrollo interno.

-¿Hasta qué punto le resultó difícil valorar los trabajos que concurrieron en la sección oficial?
-Supuso un reto enorme, ya que se trataba de ver y valorar 31 películas internacionales con un grande nivel, como demuestra ya el hecho de haber sido seleccionadas finalistas. De repente de enfrentas a esa cantidad de trabajos, en árabe y con subtítulos, que cuentan grandes historias en una hora y media o dos, y sientes una gran responsabilidad que, al mismo tiempo, también tenía muchas ganas de asumir.


"Estos documentales nos muestran a gente que nunca se rinde, 
que ya no es que se levante enseguida, es que no se dejan caer"

Junto a Mera, los encargados de decidir los ganadores de los premios
del festival, que se entregan esta noche, fueron Khaled El HagarAlfonso Pato,
Jesús Núñez Villaverde,  Sanâa Alaoui y Tahar Houchi.

-¿Fue complicado alcanzar los acuerdos entre los componentes?
-En algunas categorías tuvimos claro qué documental era el que más merecía llevarse el galardón, en otras había opiniones algo dispares y requirieron una deliberación más compleja. Al ser profesionales de distintos ámbitos, a veces no nos fijamos o no centramos la atención en los mismos aspectos, de manera que resultamos complementarios. Es enriquecedor escuchar al otro e incluso que al hacerlo llegue a cambiar tu punto de vista inicial; me sirvió para aprender mucho y fue una experiencia muy bonita.

-¿Cuál es su impresión general de las películas y qué fue lo que más le llamó la atención?
-El balance es muy bueno. La verdad es que me sorprendieron en su conjunto, porque en el fondo de todas hay un mensaje común, el de la esperanza y la capacidad de lucha de unas personas que, pese al gran sufrimiento que padecen, no se rinden jamás. Da igual que les tiren la casa abajo, que enseguida la están poniendo de nuevo en pie. Esto te lleva a pensar cómo nosotros sufrimos depresiones por causas insignificantes en comparación con lo que viven ellos, que ya no es que se levanten de inmediato, es que ni siquiera llegan a caer; aceptan que su vida es esa y luchan de una manera incansable por reponerse una vez tras otra y sin dejar de lado el humor. Películas como Le cochon de Gaza Bromas aparte me impactaron especialmente.


"La información que recibimos a diario del conflicto entre Israel y Palestina 
dista mucho de lo que nos enseñan cuando lo cuentan en primera persona"

Mera comenzó su relación profesional con el festival -que ya conocía como
espectadora- cuando presentó la ceremonia de cierre de la pasada edición.
Este año, en la décima, da un paso más al convertirse en jurado.

-¿Cambió su perspectiva del conflicto entre Israel y Palestina tras el visionado de estas cintas?
-Creo que sí. Todos tenemos una idea de lo que ocurre a través de los telediarios y de la información que nos llega continuamente por distintos canales, básicamente por Internet. Pero dista mucho del resultado de tener acceso a proyectos donde quien lo cuenta es la propia gente de allí, que lo muestra tal y como es y como ellos lo experimentan en primera persona. Con estos documentales se abren nuevas puertas y nuevos puntos de vista mucho más fieles a lo que sucede y, lógicamente, con menos margen de error.

-¿Cómo valora la respuesta del público ante este evento?
-Pienso que fue, una vez más, formidable, igual que el festival en su conjunto, con las películas y el resto de actividades paralelas. Supone una oportunidad de ver reflejada la cultura árabe tal cual es, con sus rasgos positivos y aquellos que no lo son tanto. Además, los espectadores agradecieron mucho, aparte de disfrutar de las películas, el regalo de tener después ocasión de conversar con los directores, transmitirles dudas, conocer más a fondo los proyectos y descubrir de primera mano más detalles sobre lo que hay detrás de ellos.


"Vanesa (Matalobos) no es un personaje cualquiera; tiene mil caras y eso, 
a nivel interpretativo, es un regalo que me permite aprender muchísimo"

María Mera ha alcanzado gran popularidad en Galicia con la serie Matalobos,
de cuyo reparto forma parte en el papel de Vanesa Viaño desde la primera temporada,
estrenada en abril de 2009. En la actualidad se emite la quinta (martes, 22.45 horas
en la TVG),  que sigue contando con el favor del público al igual que las anteriores.

-Ese público, el gallego, la conoce principalmente por su personaje de Vanesa en la ficción de la Televisión de Galicia Matalobos. ¿Qué supuso -y supone- esta serie para usted?
-Fue un regalo resultar escogida en aquella prueba. Se trataba de mi primer papel televisivo -antes había hecho teatro- y no es uno cualquiera, lineal como otros, si no que ofrece muchísimas caras y, a nivel interpretativo, es una maravilla. Vanesa empezó como una niña y ahora es una mujer: tuvo todo tipo de problemas, cayó en la droga y salió, se casó, es madre de un hijo... Aprendí muchísimo en este tiempo. Hace unas semanas se estrenó la quinta temporada, que ya terminamos de grabar, y la respuesta está siendo muy buena, como siempre; ojalá ese éxito permita que pueda haber más.

-¿Cómo ve la realidad actual del sector audiovisual gallego?
-Está todo muy parado, pero como en tantos otros. Falta el dinero y, a partir de ahí, es la pescadilla que se muerde la cola; es algo que decepciona y, hablando de Amal, podríamos decir que falta esperanza -la palabra que da nombre al festival tiene precisamente ese significado-. Yo ahora estoy acabando la carrera de Periodismo y colaborando algunos viernes en Luar. Llevo un par de años presentándome a algunos castings fuera sin suerte por el momento; si sale algo, bienvenido sea, pero, si de mí dependiese, no me plantearía dejar Galicia.


"Nunca pensé dedicarme a esto; empecé ganando un concurso
de modelos al que no quería presentarme"

Distintas imágenes de la polifacética intérprete: en el programa Acompáñenos (2008,
junto a Xosé Manuel Piñeiro y los que eran sus compañeros reporteros en este espacio:
Ricardo PardoAlba LagoDiego Durán y Javi Rocha); al lado de David Bisbal en la V Gala
Panorama contra el cáncer
 que presentó hace unos meses; con Gayoso recientemente

en Luar; en el programa Criaturas en 2009 con su yegua; desfilando en la Galicia Fashion
Week 
2010 y ejerciendo las labores de presentación de la misma este verano.

También fue pregonera de varias fiestas en los últimos años.

-¿Siempre supo que quería ser actriz?
-Para nada, nunca había pensado en eso. Empecé a los dieciséis años por la insistencia de mi tía para que me presentara a un concurso de modelos; no iba muy convencida, no me hacía demasiada gracia, pero fui y gané. A partir de ahí me apunté a una agencia de modelos e surgieron las primeras oportunidades como modelo y azafata en televisión, hasta que, como extra en Libro de familia y otras series de aquel momento, me di cuenta de lo interesante que era este mundo. Después de eso vino el teatro, los castings y cantidad de "noes" antes del "sí" de Matalobos, que fue como un sueño.

-Decía que estudia periodismo, cuál de sus facetas le tira más?
-Me gusta tanto actuar como presentar, pienso que para todo hay un momento. Trabajé coma reportera en Localia y en el programa Acompáñenos -presentado por Xosé Manuel Piñeiro en la TVG entre 2007 y 2009- y también me sentí muy a gusto, los estudios de Periodismo los entiendo como complementarios para esa faceta. Tal y como está la situación, los dos mundos resultan igual de complicados, y la formación nunca está de más. Los actores solemos tener épocas de parón en las que no llegan proyectos y pienso que es bueno, no digo hacer veinte cosas a la vez, pero sí más de una para abrir nuevos caminos.

Entradas relacionadas: 
-Entrevista a la cineasta Nefise Özkal Lorentzen: "En mi lengua no hay 'él' y 'ella', Dios no tiene por qué ser hombre"
-Entrevista al cineasta argentino Hernán Belón: "El mundo árabe sigue siendo esconocido".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada