¿Fuego politizado?

El pasado domingo surgió a través das redes sociales una convocatoria espontánea de concentraciones en las principales ciudades gallegas "por las Fragas do Eume y en contra de las mentiras de la Xunta" tras el incendio declarado este fin de semana. En el evento correspondiente en Faceboo,k algunas personas preguntaban quién era el responsable de la organización, pero yo me acerqué a la de Vigo sin saberlo -únicamente tenía conocimiento de que la Federación VeciñalIzquierda Unida había manifestado su apoyo al acto; también el Bloque, que había anunciado que se "sumaba"-, pero movida por una causa que me parecía -y me sigue a pareciendo- justa. 

No me sorprendió encontrarme la Porta do Sol -lugar de encontro- repleta de banderas del Bloque Nacionalista Galego, con políticos de esta formación como el concejal Santiago Domínguez o la diputada Olaia Fernández Davila encabezando la concentración. Digo que no me sorprendió, pero tampoco me agradó, porque enitendo que no era necesario y puede que incluso tampoco pertinente.



Las banderas del BNG abarrotaron la concentración de Vigo
en protesta por lo ocurrido en las Fragas do Eume 


Pienso que hubo gente que quería protestar contra lo sucedido ("por las Fragas do Eume y contra las mentiras del PP" era el lema, repito) pero que no se identificaba con esas banderas -así lo manifestaron algunos mediante las propias redes sociales-. Y no dudo que se les va a acusar de querer sacar rentabilidad política a la tragedia. En realidad, ya se está haciendo, y era algo predecible que eso pudiera ocurrir con un planteamiento de las concentraciones como el que se hizo, sin que siquiera el BNG convocase -o no abiertamente- los actos. 





Santiago Domínguez (en el centro)





No acuso a nadie de querer aprovechar el incendio para sacar votos, no creo en abosluto que haya esa intención, pero tamién considero que no resultaba el comportamiento más conveniente en unas circunstancias como estas y con los precedentes que existen (las acusaciones a la plataforma Nunca Máis, la ola de incendios de 2006 bajo el gobierno del bipartito PSdG-BNG...). Por ese motivo, deberían haberlo previsto y evitar así dar pie a ciertas críticas. Aunque fuese solo por eso, para cortar de raíz cualquier duda. Bien es cierto que en Vigo -no sé en las otras ciudades- había asimismo banderas de Izquierda Unida y otra gente (imágenes superiores) sin ninguna. Cada uno, evidentemente, es libre de hacer lo que quiera y se representa a sí mismo, pero el objetivo por el que habíamos sido llamados y que era lo que todos los allí presentes teníamos en común a falta de un convocante definido, no entendía -o no debera-, creo, de banderas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada